Written by 3:46 pm Actualidad, Blog

Las emociones pueden dar origen a la Enfermedad Celiaca

La primera tarea para vincular la emocionalidad con la celiaquía es precisar qué siente el paciente y qué parte del organismo considera afectada. Puede tratarse de una dolencia o trastorno intestinal pasajero o de la enfermedad en sí.

Por Raúl Rojas González. Periodista, académico y escritor.

Es fácil decir que la enfermedad celíaca es intestinal y proviene de alergia o rechazo al gluten, generalmente de origen hereditario. Asimismo, ya es casi de aceptación general que no tiene cura, sino alivio, mediante la abstinencia del gluten. La esperanza está puesta, como lo dijimos en una nota anterior, en una vacuna que se está desarrollando en Europa. 

Lo que no es tan fácil, más bien difícil, es plantear, de acuerdo a la sabiduría milenaria, que toda enfermedad se origina en un descontrol o mal manejo de las emociones, lo que afecta el intestino y puede dañar todo el cuerpo. 

Recién pasó inadvertido el Día Mundial de la Felicidad, debido a la crisis del coronavirus. El único párrafo digno de mencionar es duro para nuestro país, que estaba considerado en el puesto 26 en Ranking de Felicidad de Naciones Unidas y era la nación más feliz de Latinoamérica. Muchos consideraban demasiado generosa la calificación anterior. No andaban tan errados. Ahora Chile está en el puesto 39. Caímos un cincuenta por ciento.

«Es importante no quedarse en el diagnóstico fisiológico. Hay que entender que el problema parte por conocerse y aceptar lo bueno de uno mismo y eliminar todo lo negativo». 


Raúl Rojas González.
Cómo influyen nuestras emociones

Pero no nos desviemos. La primera tarea para vincular la emocionalidad con la celiaquía es precisar qué siente el paciente y qué parte del organismo considera afectada. Puede tratarse de una dolencia o trastorno intestinal pasajero o de la enfermedad en sí. 

La segunda etapa corresponde a entender que todas nuestras células, a través de las neuronas, nos envían mensajes emocionales y físicas. Aquí entra a jugar algo que se llama biodecodificación, que es interpretar o decodificar el lenguaje de las células. Hay que saber leerlas. 

Hallazgos modernos indican que la celiaquía puede tener origen emocional, radicado en conflictos de los padres. El niño o joven testigo de violencia intrafamiliar, de falta de amor, ternura, alegría, cariño, sonrisas y apoyo puede desarrollar este trastorno.

Otro factor emocional se vincula al pan, factor clave en la intolerancia al gluten.

Intolerancia al gluten

Otro factor emocional se vincula al pan, factor clave en la intolerancia al gluten. La infancia y la adolescencia entienden que no se trata de una simple marraqueta, coliza o doblada. Para ellos, al pan es símbolo de unión familiar, de seguridad, de integración, de protección presente y futura. Lo interpretan, aunque no lo digan a sus padres, como alimento del cuerpo y del alma. Si las emociones están desequilibradas, puede comenzar la celiaquía. 

Es importante no quedarse en el diagnóstico fisiológico. Hay que entender que el problema parte por conocerse y aceptar lo bueno de uno mismo y eliminar todo lo negativo. Perder el miedo a ingresar al interior de cada ser y aprender a comunicarnos con nuestro interior puede ser clave en la sanación. El tema de fondo es el crecimiento personal, tan fácil de mencionar y tan difícil de conseguir. Pasa por comprender lo que pensador Stephen Covey llamó: “La grandeza de cada día”.


Raúl Rojas González.

Currículum del columnista

Raúl Rojas González se desempeña actualmente como Director de Prensa Creaciones Panisello (empresa de prensa y relaciones públicas). Además es profesor de la Escuela de Relaciones Públicas de la Universidad del Pacífico: Taller de Estilos Narrativos II. Editor General de Textos de la Universidad del Pacífico. Asimismo es relator de cursos sobre habilidades sociales, preparación de voceros y manejo de crisis.  


(Visited 58 times, 1 visits today)
Close