Written by 3:47 pm Fotografía, Guía para celíacas

Tercera guía “You must eat it”: especial dulces

La mejor manera de celebrar el próximo 8 de Marzo el Día Internacional de la Mujer es dejándote regalonear por estos productos gluten free y descubrir nuevos sabores sin culpa y sin preocuparte.

Como se aproxima el Día Internacional de la Mujer, una de las ocasiones en el año en que podemos sentirnos regaloneadas, decidí dedicar esta tercera guía “You must eat it”, de los productos gluten free que te recomiendo probar a ciegas y sin culpa, a esas tentaciones dulces con las que nos encontramos en la sección de alimentos saludables de los supermercados y por las que más de alguna vez te has preguntado si valdrán la pena. 

Nada como dulces o galletas gluten free para alegrarte el día.

Por supuesto, decidimos una vez más arriesgar el paladar con nuevos e intrigantes sabores, aunque debo reconocerles que preferí irme a la segura con productos de marcas reconocidas y que ciertamente no dudarías en llevarte hasta la caja del “super” y abrir apenas llegas a casa. La idea es recomendarte aquellos que verdaderamente no te puedes perder en esta fecha y así los puedes encargar como obsequio o como un sencillo cariñito especial para este próximo 8 de marzo. 

Sin más preámbulos, les dejo aquí tres productos que te sugiero que pruebes, ya que no te arrepentirás y te aseguro que inmediatamente después estarás tú misma recomendando a tus amigos o familiares. 

Queque brownie Upfree: “Lo mejor hasta ahora”

Queque brownie de chocolate de Upfree.

Debo confesarles que fue amor a primera vista, lo deseé el primer día que lo vi y desde entonces me visita seguido en casa y me acompaña, ya sea viendo una película o a la hora del desayuno. 

Si, me refiero al queque brownie sabor chocolate de la marca Upfree, que además es fabricado en Chile. Se trata de un producto libre de gluten, de soya, no contiene lactosa y tampoco grasas trans. ¡Suena de ensueño!, ¿no? 

Preparado en base a una receta de almidón de maíz, harina de arroz, almidón de papa, cacao, canela, entre otros ingredientes, este queque brownie es un placer para quienes debemos a veces conformarnos con masas dulces insípidas o que se deshacen en tus manos.

«Hasta ahora, ha sido la mejor experiencia, pues no he encontrado otros productos de fabricación masiva que se le comparen, a diferencia de algunas muy loables preparaciones caseras». 

Vivir como Celíaca.

Ciertamente una de las desventajas de los productos libres de gluten es que se desarman rápidamente, pero en el caso de este producto no te deja esa sensación molesta y grasosa, sino que predomina ese exquisito sabor a chocolate.

Hasta ahora, ha sido la mejor experiencia, pues no he encontrado otros productos de fabricación masiva que se le comparen, a diferencia de algunas muy loables preparaciones caseras. 

Quizás la única desventaja sea que no está libre de sellos, pues te advierten de su alto contenido calórico y en azúcares, por lo que no lo podría recomendar para personas con problemas de glicemia alta o diabetes, pero para celíacos es un placer de sabor asegurado. 

Cookies chocolate chips Gullón: “no decepcionan”

Desde que comenzó mi estilo de vida y dieta de celíaca, las experiencias con las galletas de chocolate habían sido más bien decepcionantes. No creí que podría encontrar un producto que reemplazara de mi memoria gustativa el sabor de las galletas tradicionales horneadas. Pero eso cambió. 

«No te puedes comer solo una y por tanto no te decepcionan en ningún momento, pues pronto te sorprenderás con que aquellos 200 gramos de cookie chips se hacen nada en cosa de minutos».

Vivir como Celíaca.
Galletas chocolate chips libres de gluten de Gullón.

Decidí arriesgarme con estas galletas con chips de chocolate de la marca española Gullón, porque en su envase destacan con letras enormes que es “Sin Gluten” y eso en este país puede ser un verdadero riesgo comercial. Ahora que como gancho para las personas con dietas veganas, resaltan también que su elaboración está libre de huevos, de frutos secos, y que es una buena fuente de fibra. Y para eliminar cualquier atisbo de duda o temor a probarlos, cuenta además con el sello de certificación de la Asociación Portuguesa de Celíacos. 

Así fue que me di a la tarea y lo primero que llamó mi atención fue que las galletas tenían un buen tamaño, no como muchas “tapamuelas” que se ofrecen en el mercado y de los que ya hemos comentado en estas secciones. Pero lo que termina por conquistarte es definitivamente su contextura y sabor a galletas caseras, donde predomina el gusto al cacao. No te puedes comer solo una y por tanto no te decepcionan en ningún momento, pues pronto te sorprenderás con que aquellos 200 gramos de cookie chips se hacen nada en cosa de minutos. 

La única prevención que debes tener es leer bien sus sellos, pues se advierte que se trata de un producto alto en azúcares, grasas saturadas y calorías. 

Grisbi lemon cream: rendida a sus pies

A propósito del próximo 8 de marzo, Matilde Vicenzi es un verdadero ejemplo de emprendimiento femenino. Durante su vida se dedicó a rescatar las tradicionales recetas de la pastelería italiana y en 1905 fundó su propia empresa, la misma que hoy exporta sus productos a 70 países y su nombre es sinónimo de calidad.

Galletas Grisbi Lemon Cream de Matilde Vicenzi.

A menudo miraba de reojo las estanterías donde se acumulaban las más variadas presentaciones de dulces y galletas que ya sabía que me estaban completamente prohibidas por su elaboración con harina de trigo. Claro, estamos hablando de italianos, y el trigo y la pasta es como su segunda madre. 

Por eso mi sorpresa fue mayúscula, mientras recorría con sensación de angustia sus productos, el encontrarme con aquellas dos palabras mágicas escritas en su envase: Gluten Free. No lo pensé dos veces, porque además se trataba de unas galletas Grisbi rellenas de crema de limón y hechas con harina de arroz. 

«Sentí que era un regalo caído del cielo y probarlas fue lo más próximo a una experiencia mística de dulzor y sabor».

Vivir como Celíaca.

Sentí que era un regalo caído del cielo y probarlas fue lo más próximo a una experiencia mística de dulzor y sabor. Las galletas no tenían nada que envidiar a sus “hermanas” llenas de gluten y puedes sentir que estás probando una receta preparada con mucha dedicación, pero el broche de oro se lo lleva ese relleno de crema y limón que llevarán tus sentidos gustativos a otro nivel. 

Lamentablemente si tienes problemas con el azúcar, este producto no está libre de sellos, pero aún así no puedo dejar de recomendárselos para celebrar a todas las mujeres golosas que viven la vida en modo gluten free.


(Visited 116 times, 1 visits today)
Close